TRATAMIENTOS DE FRÍO y CALOR CON SACOS TÉRMICOS

La historia ha demostrado la eficacia de la aplicación de calor o frío en el tratamiento de las dolencias más comunes. Son muchas y variadas las civilizaciones que han recurrido a la terapia termal, entre ellas cabe destacar a Los Egipcios, Los Mayas, Los Aztecas, Los Romanos. Incluso los Vikingos usaron de manera habitual el calor o el frío para atenuar, mejorar o incluso sanar a sus enfermos. Los métodos utilizados por todos ellos son variados, piedras calientes, compresas tanto frías como calientes, baños termales, radiación solar. A través de este conocimiento adquirido a lo largo de los siglos en TERMONATURA nos planteamos cual sería la mejor manera de utilizar la termoterapia. Al final después de analizar todas las opciones elegimos los productos térmicos de semillas, por tres razones fundamentales. La primera la variedad de tamaños y formas con las que poder hacer diseños adecuados para cada parte del cuerpo, La segunda las características térmicas de las semillas que hacen que sean muy rápidas de calentar y enfriar desprendiendo ese calor o frío de forma lenta y agradable y la tercera su excelente duración pues con uso adecuado como el que recomendamos duran en perfectas condiciones durante años.

 

Por ultimo darles las gracias por confiar en nuestros productos, esperando que disfruten de su uso tanto como nosotros disfrutamos haciéndolos.

FríoMODO DE USO EN FRÍO

Todos nuestros productos se enfrían en el congelador. Introducimos el modelo adquirido bien envuelto en una bolsa de plástico. El tiempo que se deberá mantener en el congelador hasta su máximo enfriamiento es el siguiente:

  • 1 hora para el saco mini, saco mediano, antifaz y especial articulaciones.
  • 2 horas para las zapatillas, las manoplas, la manta, el cervical y la faja lumbar.

FríoTRATAMIENTOS EN FRIO

Las dolencias para las que se recomienda aplicar frío directamente sobre la zona a tratar son tendinitis y bursitis (cuando existe inflamación), síndrome del túnel carpiano, jaquecas y cefaleas, conjuntivitis y ojos hinchados, moratones, picaduras de insectos, dolor de dientes, urticaria, esguinces (cuando existe inflación), fiebre, calenturas, sangrado nasal, ampollas y quemaduras (siempre que no existan heridas sangrantes), insolación, post operatorios, varices y todas las dolencias que un especialista nos recomiende tratar con la aplicación de frío de manera local.

CalorMODO DE USO EN CALIENTE

Toda la variedad de nuestros productos térmicos se calientan en el microondas, introducimos el modelo adquirido asegurándonos de que quede bien centrado en el plato, con la finalidad de evitar que roce en las paredes metálicas del interior del microondas. Seleccionamos la máxima potencia de calentamiento y ajustamos el tiempo a los minutos recomendados para cada modelo. Una vez calentado por primera vez comprobaremos que la temperatura es la adecuada para nosotros. En el caso de que se quiera usar más caliente aumentaremos el tiempo de calentamiento recomendado en fracciones de 30 segundos hasta lograr la temperatura ideal. Si por el contrario lo queremos usar menos caliente disminuiremos el tiempo de calentamiento recomendado en fracciones de 30 segundos. Los tiempos recomendados de calentamiento son los siguientes:

  • 1 minuto para el saco mini y el antifaz.
  • 2 minutos para el saco mediano y el especial articulaciones.
  • 3 minutos para el saco básico, las zapatillas, el cervical y las manoplas.
  • 4 minutos para la manta y la faja lumbar.

Se recomienda cada dos o tres usos introducir un vaso pequeño de agua en el microondas mientras se calienta su producto térmico con el fin de mantener una correcta humedad de las semillas y así evitar que se resequen demasiado con su uso.

CalorTRATAMIENTOS EN CALIENTE

Las dolencias para las que se recomienda aplicar calor directamente sobre la zona afectada son contracturas, ciática, tendinitis y bursitis (cuando no haya inflamación), asma, dolor menstrual, dolor abdominal, estrés (aplicar en la zona del cuerpo que nos resulte más agradable), dolor de oídos, insomnio, cólicos, artritis y reuma, tortícolis y cervicalgias, pies cansados (cuando no estén inflamados), sinusitis, calambres, cansancio, fatiga y todas las dolencias que un especialista nos recomiende tratar con calor local.

RECOMENDACIONES

Guarde su producto térmico en un sitio fresco y seco, en los periodos largos en los que este seguro de que no va a necesitar el uso de su producto térmico, les recomendamos guardarlo en el congelador bien envuelto en una bolsa de plástico. En el caso de querer usarlo de nuevo sacarlo del congelador dos horas antes de volver a calentarlo. Solo quitaremos la funda de nuestro producto térmico en el caso de querer lavarla, recomendamos lavarla a mano pues el uso de la lavadora con jabones químicos puede llegar a alterar el tamaño y durabilidad de las telas.